En estos meses, nuestro bebé comienza a probar las papillas saladas con carnes, pescados y huevo, el queso , los yogures, alimentos que serán imprescindibles en su alimentación posterior, siempre sin descuidar la leche que seguirá siendo imprescindible en su dieta diaria ( 500ml diarios), sola o mezclada en papillas y purés.

En esta etapa comienzan a experimentar muchos cambios físicos, interactúan más con vosotros y el mundo que les rodea…. Además a muchos bebés comienzan a salirles sus primeros dientes, por lo que para muchos, las papillas comienzan a tener consistencias más sólidas, más adaptadas a este proceso.